Press "Enter" to skip to content

Cambia y Mejora Tu Modo de Ser

Cada persona tiene un carácter, un temperamento, su idiosincracia, su propio modo de ser que va cambiando con el paso de los años y, de acuerdo a influencias circunstanciales, hechos y sucesos en los que participa directa o indirectamente.

Hay, alguno que otro aspecto de su persona que llega a pulirce y otros, a más o menos mejorar o empeorarse. ¿Por qué? Porque cada persona aunque no sienta que trae una misión o propósito en la vida viene a la tierra para cumplir con un trabajo ¡El de su propio desarrollo íntimo! Y, si no lo hace por voluntad propia, la naturaleza del mundo lo hará ceder tarde o temprano para cumplir con su compromiso de ser responsable consigo mismo y con el prójimo. Esto es un hecho trascendental en la vida de todo hombre y mujer que no debe olvidarse ni postergarse. Todas las experiencias por muy superficiales que parescan deben sopesarse por el propio actor porque, esto consiste en como va considerando los hechos y cosas en su vida, como las interpreta y como se consolidan sus propias conclusiones a las que, les dará un determinado valor, equivocado o acertado.

Cambiar el modo de ser, cambiar actitudes o conductas habituales exige tremenda disposición y sinceridad lo cual, no es muy fácil para muchos conseguirlo. Se necesita darse cuenta de esa habitual forma de pensar, sentir o actuar y a su vez, dejarlo al descubierto para sí mismo, como un material didáctico o herramienta de aprendizaje. Observe concienzudamente ese modo de expresarse o decir las cosas que piensa o no logra razonar premeditadamente, observe cuidadosamente esa forma de actuar o conducirse y discrimine sensatamente que, lo que esta sucediendo con esta forma de ser no es lo más conveniente o apropiado, quizas, deba usted pulir aun más su moral y algunos aspectos de su idiosincracia. ¿Por qué? Porque no somos perfectos y por ende, proclives a equivocarnos.

Bajo esta experiencia, es indispensable mantenerse en prudente observación introspectiva y fijar la atención sobre esa energía pensante, sobre lo que siente y a lo que es proclive en ese momento, es decir, evaluar sus intenciones, creame, es muy importante porque, si no lo hace, si no pone un poco de su voluntad para cambiar, cada día de su vida se volverá una repetición continua cada año de su propia existencia lo que, lamentablemente lo ata a experiencias penosas y situaciones no deseadas. Alguna vez, alguien dirá: — yo no era así, de un tiempo acá me he portado así, pero, créeme que yo antes no era así… — Bien, comentarios como este pueden darse en una conversación o en una auto-reflexion que, claramente manifiesta sus estados emocionales, la realidad de lo que se es hoy y lo he oído muchas veces.

Usted tiene un trabajo, purifíquese, refínase espiritualmente por su bien y por los que ama.

Omar Verdugo

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.